Vettel despeja dudas: «Me quedo en Ferrari»

Vettel despeja dudas: «Me quedo en Ferrari»

Sebastian Vettel estaba sonriente y cómodo en la fiesta del 90 aniversario de Ferrari, que se celebró ayer junto a la catedral de Milán. El alemán respondió a las críticas sobre su bajísimo estado de forma, acentuado por el hecho de que Charles Leclerc que le está abriendo las costuras desde hace varias carreras.

La prensa italiana pedía a gritos que le den el estatus de primer piloto al monegasco, autor de la única victoria de Ferrari esta temporada, pero la nueva situación no tendrá consecuencias en la alineación de la Scuderia para 2020.

«Me quedo en Ferrari», aseguró ayer, aceptando la lucha para revertir un orden de fuerzas en el que Seb ya no parece el líder de la escuadra. «De niño seguía a Michael en el coche rojo. Pilotar ahora es un sueño hecho realidad. Es difícil encontrar las palabras adecuadas para describir a Ferrari. Es una religión. ¿Si dentro de cinco años estaré en la F1? No lo sé. Me gusta ahora, pero en el futuro no lo sé. Ahora sólo pienso en el sábado y el domingo», añadía Vettel.

«Ganar el Mundial con Ferrari no es una obsesión, e gustaría hacerlo por el niño Vettel que seguía el coche de Michael», revelaba. No se rinde y no quiere irse por la puerta de atrás, batido por un debutante en Maranello. En Ferrari tampoco piensan en sustituirle. Es demasiado costosa la operación de un despido para alguien que acaba contrato a finales de 2020.

No está conforme con lo sucedido en Spa

Vettel espera que cambien las tornas sobre los que se vio el domingo en Las Ardenas. «Después de Spa, también queremos tener un buen rendimiento en Monza. Tenemos un coche fuerte. Es muy importante que trabajemos juntos, sobre todo en el desarrollo del coche. Charles fue más fuerte en Spa y es algo que no me puede gustar. Espero que en Monza las posiciones estén invertidas. Es rápido, pilota de una forma diferente. Siempre hay algo que aprender», dice esperando revertir la situación y el orgullo tocado, pues Leclerc la zarandeó en Spa con una velocidad y ritmo inalcanzables.