Marc Márquez, trasladado al hospital tras una aparatosa caída en el circuito de Buriram

Marc Márquez, trasladado al hospital tras una aparatosa caída en el circuito de Buriram

Drama para empezar en el desenlace del título con una dura caída para Marc Márquez, que tuvo que ir a la clínica.

Allí le realizaron unas primeras pruebas, que descartaron cualquier fractura, pero, por si acaso, se marchó un hospital en Buriram para realizar más análisis. Su dolencia principal estaba en el pie izquierdo y la espalda. Con él se fue Alberto Puig, el director del equipo, y el doctor Ángel Charte, director de los servicios médicos del Mundial.

El hospital trajo buenas noticias. Todo quedó en un susto y varios golpes. El campeón regresó y va a salir al segundo libre.

La sesión comenzó de la peor manera para Miguel Oliveira. El de KTM Tech3 se fue al suelo en la curva 7 a alta velocidad. Por suerte, se levantó sin lesiones.

Marc tuvo un inicio similar a Aragón. Se puso al frente en su primera vuelta lanzada y fue rebajando sus cronos hasta poner un listón altísimo para los demás. Le metía un segundo al siguiente, que era Dovizioso. El ilerdense montó goma blanda delante y media detrás, pero, los demás también lo hicieron. Todo porque la climatología se antoja muy variable y el objetivo era marcar un buen tiempo, que permita el acceso a la Q2 en caso de tormenta.

Quartararo, Viñales y Rossi se acercaron algo a Márquez, pero la diferencia aún era de ocho décimas mediado el entrenamiento.

Pol Espargaró que se subía a su KTM después de operarse por su fractura en el radio izquierdo en MotorLand parecía no notar el dolor y rodaba en el ‘top 10’. Hasta se marcó una ‘salvada’ al más puro estilo Márquez en la curva 12.

Jorge Lorenzo, mientras, no daba grandes síntomas de mejoría. Circulaba a más de dos segundos de su compañero. Se aventura otro fin de semana de padecimientos para el balear.

Las Yamaha seguían con su progresión. Maverick y Fabio se ponían a cuatro y seis décimas de la Repsol Honda, que se dedicaba a marcar ritmo. Y vaya ritmo. Giraba en 1:31 bajo -la mejor vuelta en carrera en 2018 fue suya con 1:31.471-.

Rins, como en Aragón, se iba largo en la curva 1 y tenía que recibir la ayuda de un ‘scooter’ para retornar a boxes cruzando el ‘paddock’.

En los minutos finales muchos buscaban una vuelta a tope.

Y llegó el gran susto. Márquez salía de boxes, adelantó a Pol Espargaró y se accidentó en la curva 7. Destrozó el basculante de su Honda. El Mundial contuvo la respiración cuando el leridano estaba agachado en el suelo y no se levantaba. Finalmente, lo hizo, pero con síntomas de dolor. Un comisario le ayudaba a andar. Con cojera, llegó hasta un ciclomotor que guiaba Emilio Alzamora. Marc no quiso una camilla y se metió por su propio pie en una ambulancia.

Mientras, en la pista, Quartararo primero y luego Viñales rebajaron sus cronos.