Los McLaren 600LT Spyder más exclusivos rinden homenaje a Pikes Peak

Los McLaren 600LT Spyder más exclusivos rinden homenaje a Pikes Peak

En el pasado Salón del Automóvil de Ginebra, los chicos de Woking presentaron el McLaren 600LT Spider, el modelo a cielo abierto más radical de la gama Sport Series. Recordemos que el McLaren 600LT, su variante coupé, es un deportivo agresivo, aerodinámico y con 600 CV de puro músculo, por lo que su versión descapotable no pretende decepcionarnos.

Empleando el conocido monocasco de carbono MonoCell II, la marca ha trabajado sobre un aumento de potencia, un peso reducido (100 kilos menos que el McLaren 570S), una aerodinámica optimizada, una dinámica centrada en la pista y disponibilidad limitada, el cocktail perfecto para la especulación y para seguir aumentando las ventas de la compañía en un prometedor 2019.

Sin embargo, el distribuidor de McLaren Denver ha querido ir un paso más allá en materia de exclusividad y ha encargado aMSO (Operaciones especiales de McLaren) la creación de seis ejemplares únicos basados en la mítica competición de Pikes Peak, todos ellos con la exclusiva pintura de MSO Bespoke y MSO Heritage, así como un vinilado específico.

Más concretamente, hablamos de los colores Oro Negro, Oro Blanco, Rojo Nerello, Rojo Volcán, Azul Aurora y Gris Midas, combinados con unas llantas rematadas en Satin Speedline Gold y un vinilo dorado y negro mate sobre el capó y el techo. En el interior, cada automóvil cuenta con una banda central en Satin Gold en el volante, diversos detalles en este mismo acabado y costuras a contraste en dorado.

Como no podía ser de otra forma, los reposacabezas lucen orgullosos el logotipo Pikes Peak bordado en color dorado y en la consola central se puede leer una placa identificativa en la que se puede leer ‘Colección Pikes Peak 1 de 6’. Remata el conjunto el MSO Club Sport Pack, que que añade elementos exteriores de fibra de carbono, tornillos de titanio para las ruedas y los asientos Super-Lightweight Carbon Fiber Racing del McLaren Senna.

Bajo el capó encontramos las mismas cifras de la variante convencional, un motor V8 3.8 Twin-Turbo capaz de desarrollar 600 CV a 7.500 rpm y 620 Nm de par motor entre las 5.500 y las 6.500 vueltas. Este va asociado a un cambio automático de doble embrague con 7 relaciones y tracción trasera.

Si bien la relación peso/potencia es algo superior a la del McLaren 600LT Coupé dado un peso 50 kilos superior (1.297 kilogramos), es capaz de mantener el 0 a 100 km/ en 2.9 segundos, alcanzar los 200 km/h en 8.4 segundos y seguir rugiendo hasta unos nada despreciables 324 km/h (315 km/h descapotado).