La lluvia, la aliada de Ferrari y Verstappen en el GP de Alemania

La lluvia, la aliada de Ferrari y Verstappen en el GP de Alemania

La previsión meteorológica no descarta que aparezca en el momento de la salida

Con Leclerc décimo y Vettel último, Ferrari necesita una carrera caótica para remontar

Una salida con intermedios ayudaría a Verstappen, que ha de empezar con blandos

La lluvia se perfila como la gran incógnita del GP de Alemania de Fórmula 1, y es que cada vez cobra más fuerza la posibilidad de que se convierta en la jueza de la carrera. La prueba comenzará a las 15:10 CEST.

Las últimas previsiones meteorológicas advierten que podría comenzar a llover a partir de las 12:00 CEST y que las precipitaciones se podrían prolongar de forma intermitente durante el transcurso de toda la prueba.

El riesgo de una salida en mojado oscila entre el 60% y el 80% en este momento de la jornada.

Sea como sea, lo que sí parece seguro es que la temperatura ambiente estará por debajo de los 30ºC. Será una continuación de lo visto el sábado. Atrás queda el calor asfixiante del viernes, cuando los termómetros registraron valores cercanos a los 40ºC.

La gran beneficiada en caso de lluvia sería Ferrari, que está obligada a remontar después de su doble avería en la sesión de clasificación. Charles Leclerc saldrá décimo lastrado por un problema en el sistema de combustible. Sebastian Vettel partirá último condicionado por un fallo del turbo.

De hecho, la hemeroteca indica que el líquido elemento ya jugó un papel decisivo en la carrera de 2018. Su aparición provocó el accidente de Vettel cuando estaba en el liderato y generó una situación de confusión que hizo posible el triunfo de Lewis Hamilton, que salía decimocuarto.

La lluvia también podría jugar a favor de los intereses de Carlos Sainz, séptimo en parrilla, que busca un ‘hattrick’ tras liderar la zona media en Austria y Gran Bretaña. El español tendrá justo delante a dos rivales como son Kimi Räikkönen y Romain Grosjean, y ya ha demostrado en el pasado que se le da bien correr sobre mojado.

Si la carrera es sobre seco, Pirelli recomienda seguir una estrategia de una parada. La opción más rápida es comenzar con el neumático medio –Hamilton, Bottas, Leclerc– y cambiar al duro entre la vuelta 24 y la 29.

Max Verstappen se lo jugará todo en las primeras vueltas. El holandés deberá parar antes porque sale con blandos –Pirelli le recomienda poner duros entre la vuelta 18 y la 22–. Eso significa que afrontará la fase final de la carrera con gomas más viejas, lo que puede comprometer sus opciones. Esa situación se neutralizaría en caso de arrancar con intermedios.

Quien seguro que intenta una estrategia atrevida es Sebastian Vettel, que bien podría optar por un primer relevo muy largo para deshacerse del tráfico y contar con gomas frescas para atacar en las últimas vueltas. Si Pierre Gasly pierde tanta comba como en otros Grandes Premios, la quinta posición es un resultado factible para el alemán.