Estado de alarma: el sector de la automoción prepara un plan de choque

Estado de alarma: el sector de la automoción prepara un plan de choque

El sector de la automoción ha emitido un comunicado conjunto para apoyar la labor del Gobierno en la gestión de la crisis del coronavirus, que ha derivado en la declaración del estado de alarma en toda España. La industria «quiere reforzar su compromiso con el país» y anuncia un plan de choque con medidas extraordinarias «que garanticen la viabilidad, competitividad y empleo en el sector, ahora y después de esta crisis».

Las asociaciones de fabricantes de vehículos y componentes, ANFAC y SERNAUTO, las de distribución y comercialización de vehículos, FACONAUTO y GANVAM, en línea con la CEOE y Cepyme, han efectuado en la tarde de este domingo su primer pronunciamiento público desde que la evolución del Covid-19 provocara la paralización del país para tratar de contener su contagio y la estabilidad del sistema sanitario.

El sector anuncia que prepara un plan de choque con medidas extraordinarias «que refuercen las ya aprobadas por el Gobierno, cuya rápida implementación contribuiría a minimizar el impacto tan negativo que esta crisis global está teniendo ya para nuestra industria, de manera que garantice la viabilidad, competitividad y el empleo».

«Son necesarias medidas urgentes de índole laboral como la simplificación y agilización de los procedimientos en los expedientes de regulación temporal de empleo y un amplio conjunto de otras medidas económicas y fiscales. Será necesaria asimismo la apertura y habilitación de un fondo extraordinario de ayudas al sector para la recuperación industrial y del mercado».

El sector cierra filas con la Administración y «reconoce los esfuerzos del Gobierno y las medidas de coordinación para garantizar la mejor gestión posible de esta crisis, las medidas para garantizar el transporte de mercancías y la entrada y salida de trabajadores en las más exigentes condiciones de seguridad».

«Como llevamos haciendo durante décadas, el sector de automoción mantendrá su compromiso y responsabilidad con la salud y seguridad de sus colaboradores y empleados, y el conjunto de la sociedad española. Se pone a disposición del Gobierno y sindicatos para desarrollar conjuntamente un plan de medidas urgentes y extraordinarias para el sector».

«Garantizamos que el sector ya cumple, con la mayor responsabilidad, con todas las normas derivadas de la declaración de estado de alarma y todas las exigencias sanitarias para proteger a la población», rezan las entidades antes mencionadas, en alusión al hecho que algunos puestos de trabajo permanecerán activos pese a decretar el confinamiento.

«Las fábricas y establecimientos comerciales del sector son indispensables para mantener el empleo en muchas poblaciones españolas y su mantenimiento es fundamental para preservar la economía, ahora y después de esta crisis. Los planes de contingencia, puestos en marcha desde que estalló la crisis en China, han permitido, con mucho esfuerzo, mantener producción. Sin embargo, la situación actual, en España y en el conjunto de Europa, es muy preocupante y está impactando ya de manera significativa en la actividad de nuestras fábricas y establecimientos».

Esto ocurre poco después de confirmarse que las gasolineras podrán abrir pese a decretarse el estado de alarma y en un momento en el que los talleres mecánicos buscan concreción para saber si ellos también podrán desarrollar su actividad, aunque sus organizaciones entienden que sí en tanto que se incluyen entre los servicios esenciales a la población.