El binomio Red Bull Honda ya da miedo

El binomio Red Bull Honda ya da miedo

Su chasis tiene poco que envidiar al de Mercedes y el motor japonés ya no es un lastre. En Hungría pueden ampliar la racha: dos victorias en tres carreras.

El paso por curva del Red Bull RB15, por sensaciones a pie de pista, no tiene rival entre los monoplazas de la parrilla. La carga aerodinámica que ha sido capaz de desarrollar el equipo de Adrian Newey y compañía está al alcance de muy pocos, es un monoplaza que vuela bajo, casi sobre raíles, y así se explican sus dos victorias en las tres últimas carreras de la temporada con un Verstappen al más alto nivel. En el tercer sector de Hockenheim, buena referencia para lo que espera en Hungría este fin de semana, el holandés se quedó segundo a dos décimas de Hamilton, con el parcial más rápido en clasificación, pero mejor que Bottas, con Gasly igualado al finlandés.

El chasis energético no tiene rival, de hecho su suelo quedó al descubierto tras el accidente del francés en la recta germana y la foto ha circulado por alguna escudería. ¿El motor? Eso es otra cosa, las prestaciones puras siguen estando en la lista de tareas pendientes. Aunque es cierto que Honda ha progresado, mucho, en comparación con aquella época negra de McLaren, siguen a un mundo de las unidades de potencia de Mercedes y Ferrari y más o menos a la par que Renault, algo mejor en fiabilidad y algo peor en velocidad. Han corregido sus problemas a una vuelta, permiten clasificaciones más competitivas.También el sábado, Max tuvo la 18ª velocidad punta de la parrilla, 325,5 km/h, lejos de los 332,1 km/h de Giovinazzi (2º). Lideró aquella sesión un Honda, Albon, pero con un rebufo que le llevó a los 340,9 km/h. Se puede decir que ya no son un lastre, aunque tampoco puedan hacer diferencias positivas con el propulsor. Los nipones tienen previsto introducir otra evolución, probablemente a partir de Spa-Francorchamps o durante el último tercio del calendario.

De hecho, el segundo sector de Alemania (la parabólica, la horquilla y la aproximación al estadio), el más largo y rápido, se lo apuntó Ferrari con el mejor Honda a dos décimas. En el caso de los italianos se cambian las tornas: por unidad de potencia estarían delante,además el SF90 es muy eficiente al aire en las rectas, pero el apoyo en curva no está a la altura de los grandes. Para Hungaroring hay pocas posibilidades de adelantamiento y la tónica son virajes lentos y trazadas estrechas. Todo apunta a Mercedes, aunque si hace calor pueden sufrir por sus recurrentes problemas de refrigeración. Y de suceder eso, la ventaja sería toda para Red Bull.