Botas Course para todos los usos: Touring, Racing y Casual

Botas Course para todos los usos: Touring, Racing y Casual

A la hora de equiparnos para montar en moto, son muchos los motoristas que pasan por alto un elemento imprescindible a nivel de seguridad: las botas. No hay más que darse una vuelta por cualquier carretera de circunvalación de una gran ciudad para darse cuenta de que el 90% de los usuarios de motocicleta no llevan un calzado específico para montar en moto que les proteja los pies en caso de caída.

Si bien es cierto que el uso de chaquetas y guantes cada vez está más extendido en el uso ocasional de la moto,las botas siguen siendo la gran asignatura pendiente para la mayoría de motorista. Y lo cierto es que no hay excusa viendo el amplio catálogo que los fabricantes de botas ofrecen a día de hoy con modelos aptos para viajes largos, para una escapada racing de fin de semana o simplemente para ir al trabajo.

La marca Course, por ejemplo, cuenta a día de hoy con botas que responden a todas las demandas que pueda exigir un motorista durante los 365 días del año. Su modelo más polivalente y de mayor éxito es el Grandtour, un calzado específico para moto pensado para afrontar rutas largas que también podemos emplear en nuestro día a día sobre la moto.

Course-GrandTour.jpg

La Course Grandtour está fabricada en cuero de poliuretano y cuenta en su interior con una malla ventilada que evita la acumulación de humedad. Su membrana resistente al agua Hipora es transpirable y evita que nos pueda entrar en agua en marcha, algo de agradecer especialmente en viajes largos. Las dos cremalleras YKK facilitan su colocación en el pie al poder abrir la bota por ambos lados. 

Una vez puestas, se agradece la goma reforzada a la hora de evitarnos vibraciones sobre las estriberas. Podemos llevarlas por fuera del pantalón o por dentro gracias a un velcro colocado en la parte trasera que aumenta o disminuye la zona superior de la bota. La zona del talón y de los dedos está especialmente reforzada en caso de impacto. 

El único ‘pero’ que le ponemos a estas botas es el diseño de la protección para la palanca de cambio, que cuenta con una zona acabada en punta que se clava en el pie cuando estamos andando con las botas y acaba siendo molesto al final del día. Eso sí, sobre la moto, la comodidad es total. El precio de estas Course Grandtour es de 124,99 euros, y sólo están disponibles en color negro.

/Course-Aero.jpg

Siguiendo con el catálogo de Course, y ya en un terreno más deportivo, no queremos dejar pasar su modelo Aero BoostA diferencia de las Grandtour, la caña se nota ligeramente más rígida, aunque debemos decir que, para viajes largos, no nos ha resultado nada incómoda. 

Su nivel de seguridad es mayor gracias a las protecciones extra en el talón y en la espinilla, y su colocación es tremendamente sencilla gracias a la cremallera YKK incorporada y al velcro ubicado en la zona superior. Como buena bota deportiva, la Course Aero Boost monta unas pequeñas deslizaderas en la puntera que podemos cambiar con una simple llave Allen. 

A diferencia del modelo Grandtour, el protector de la palanca de cambio tiene una forma más redondeada y no es molesto cuando nos bajamos de la moto y andamos con las botas. El precio de estas Aero Boost es de 149,99 euros, y sólo las encontrarás en color negro con detalles en rojo.

Course-Phantom.jpg

Por último, pensando en un uso más casual y diario, Course ha presentado recientemente su modelo Phantom, una bota que bien podría pasar por un simple calzado de calle a primera vista. Fabricadas en cuero de poliuretano y zonas de microfibra, las botas Phantom cuentan con un refuerzo especial en el talón y los tobillos para repartir mejor cualquier fuerza torsional fruto de una caída. 

La zona que entra en contacto con la palanca de cambio cuenta con un refuerzo para evitar su desgaste, mientras que en el interior de la bota su membrana Hipora nos permitirá llegar a la oficina o a la universidad con los pies totalmente secos. Un detalle que no queremos dejar pasar es su cremallera interior para guardar los cordones y evitar que puedan entrar en contacto con cualquier elemento de la moto.

De momento, durante los dos meses que hemos estado usando estas botas, nos resulta complicado sacarle algún defecto. Quizás el color blanco de la suela no es el ideal para una bota de moto ya que se mancha con mirarlo, y al final la suela acaba adoptando un color grisáceo tirando a negro. Por lo demás, por los 84,99 euros que cuesta, nos parece una bota estupenda para un uso diario.